Escribí tu comentario
Los comentarios reglejan opiniones de sus autores.
Su publicacion está sujeta a la autorización de las personas responsables de este sitio web.

ENVIAR
El error para mostrar
mas error
Comentarios
X
Gracias, hemos enviado tus datos.
SECCIONES:   Previsualizar en Esferas Inferiores
00
00
0
2017

EDITORIAL

Tomás M. Hoffmann

Cita en las diagonales

Version:

Cuando se concurre a una cita nunca se sabe lo que a uno le espera.

Cita es uno de los modos en los que Jacques Lacan se refiere a la interpretación en psicoanálisis. No sin faltas; no sin síntomas.

Bueno. De eso pretendemos ocuparnos los analistas, ¿porqué pretender que no nos ocupen? Las faltas se dan cita desde determinado marco: se encuentran, se buscan, se deducen, se construyen; y se abordan desde su rodeo, sus intentos de solución, los quehaceres a los cuales dan impulso: los inventos. Dentro de los mismos se pueden encontrar los más diversos síntomas. Los analistas, sin pretender dar cuenta de toda-falta, además consideramos que, en lo que respecta a los más curiosos modos de satisfacción, especialmente los síntomas, éstos 'se eligen'.

En el azar, en lo caótico, en las coyunturas, en los lugares, en el lenguaje, en las coordenadas donde aparece lo traumático, se elige. En cada uno 'se elige'; sin que esto implique que alguien se pueda considerar enteramente dueño de su elección, aunque, sin embargo, con una responsabilidad de dar cuenta de la misma. Es la chance que se tiene, eventualmente, de 'deselegir' o de llevar a cabo realizaciones más dignas.

Se puede elegir que no; pero no se puede no elegir. Esto implica, que se puede realizar, de buena manera, lo que se elige. Esto vale para las realizaciones culturales más diversas. Lo que llamamos los 'quehaceres', más que los títulos o los subtítulos. Dime qué haces; a partir de qué lo haces; muéstrame cómo lo haces…

Nos interesamos entonces en tratar de circunscribir, enfatizar, investigar en las más variadas circunstancias de elección de quehaceres. Estas son nuestras brújulas en estas diagonales, que invitamos a construir y recorrer.

Se tratará entonces de lanzar una revista no 'acabada', cerrada; sino abierta en cuanto a su confección, la cual, esperamos sea tramada por renovados hilos y madejas de aportes.

Decidimos comenzar con las vocaciones -uno de los temas cruciales en cuanto a su elección y devenir- y nos acercaremos a las coordenadas que las rigieron; será valioso considerar cada uno de los testimonios para los capítulos de esta sección de la revista; en otra daremos lugar a obras de cada uno de nuestros entrevistados y allegados; daremos lugar a los escritos de interés para una revista de psicoanálisis y cultura como aquella en la cual nos orientamos.

Es que en las diagonales uno se puede atascar, enredar, desorientar, pero también se tiene una y otra vez la chance de generar atajos, establecer lazos más genuinos con las faltas y quehaceres de unos y otros. Por esto esta revista de citas.

Tomás M. Hoffmann

Otra Editorial
Sobre citas y diagonales

Una cita siempre es, en mayor o menor medida, a ciegas. Imprevisible. Por más previsiones que se pretendan tomar.

Hace ya muchos años fundamos con algunos colegas un centro de investigación y trabajo analítico en La Plata, 'ciudad de la diagonales' en el plano originariamente urdido por Dardo Rocha y trazado por Pedro Benoit: "Rocha previó plazas cada 6 cuadras para que el encuentro resultara más fluido, pero también, por razones higiénicas, de orden social y represiva (ya que) desde las plazas, rodeadas de calles y diagonales en fuga, se favorecería la salida." 1

Aventurémonos por las 'diagonales en fuga'. Tienen sentido, tienen varios sentidos, tienen tantos sentidos que es fácil ubicar acá la 'fuga de sentido', expresión de Lacan, con el cual tropezamos varias veces, siendo allí desorientador si no se cuenta con un sentido: una orientación clara. Esto también incluye el hecho que: "para salir de la trampa del sentido, hay que dejarse atrapar (por él)" 2

La cita es: "El sentido del sentido de mi práctica se captura por el hecho de que se fugue: que hay que entender como de un tonel, no como de un salir de escape" 3 Y la cita que da orientación a la de Lacan es: "la fuga es lo real del sentido, la fuga es el objeto perdido del sentido (…) El sentido es fundamentalmente ruselliano: no permite construir un conjunto total."4 Uno de los célebres ejemplos de la paradoja de Russell es el del barbero de un pueblo que sólo afeita a personas que no se afeitan a sí mismas; entonces, ¿debe afeitarse él a sí mismo o no? Debería no afeitarse y debería afeitarse…en otras palabras: no permite construir un conjunto total.

Precursor de Russell, Cantor no sólo estableció la base de la teoría de los conjuntos sino que puso en evidencia, mediante su método diagonal, que los números reales no eran enumerables. Si bien la inmensa mayoría de los números -todos los racionales- son correlacionables con los números naturales, es decir enumerables, contables, si a estos números se les agregan los números irracionales como π ó e, estos ya no pueden ser correlacionados y por lo tanto, contados. Pero hay que probarlo. Con ese fin Cantor realizó un arreglo: una grilla, donde por un lado ubicaría en orden a todos los números decimales reales comprendidos entre 0 y 1 (por ej. 0,014953…; 0,014954…, etc.) para correlacionarlos, uno por uno, con un número natural (1, 2,3,etc.).

Es válido. Una vez 'finalizado' el arreglo, la correlación y el conteo infinito, donde todos los números decimales entre 0 y 1 serían contables, decide trazar una línea diagonal tomando el 1. número del primer decimal, el 2. número del segundo decimal, el 3. del tercero, etc., para luego modificar cada uno de esos números marcados por la diagonal en, por ej., +1. De esta manera sencilla obtenía un nuevo número decimal, entre 0 y 1, que no podría haber estado en el arreglo anterior (pues por el cambio realizado en la diagonal no era igual al 1., ni al 2., ni al 3., etc.), donde, sin embargo, estaban todos los números decimales…O sea: estaban todos y resulta que no estaban todos...Si se está metido en el asunto es asombroso y vertiginoso. Es asistir a la presentación novedosa de un número cuando se suponía que ya estaban todos. Recuerda a la extraordinaria indicación de Freud en cuanto a considerar cada caso (lo que cae, por sorpresa) como totalmente único. Con toda la casuística y teoría que se haya adquirido y dispuesto previamente.

Dándose cita en esa diagonal se encontrarán siempre nuevos números tras considerar que ya estaban todos. Eso buscamos y encontramos. En cada entrevista, en cada texto, en cada obra.

Por esto esta revista de citas en las diagonales.

Tomás M. Hoffmann

info@citaenlasdiagonales.com.ar | Seguinos en:
 © Copyright. Todos los derechos reservados.